Buscar

El calentamiento global y su efecto en la viticultura

A pesar de que algunos siguen negando las pruebas científicas, el "calentamiento global", o el "cambio climático", como algunos lo rebajan, es un factor muy real en nuestras vidas hoy en día. Las condiciones meteorológicas cada vez más extremas, como las sequías, las inundaciones y las heladas fuera de temporada, están teniendo un enorme impacto en la industria del vino en general.

Es un hecho innegable. Hoy en día es habitual ver viñedos en Chablis o Borgoña, salpicados de linternas térmicas en un intento de reducir el impacto de las heladas primaverales. En el otro extremo, se pueden encontrar racimos quemados en Murcia y Andalucía, debido al creciente número de olas de calor severas. Los niveles de alcohol en muchos vinos también están aumentando debido a las altas temperaturas de los meses de verano. Incluso en regiones más frescas de España, como Galicia, la producción de vinos tintos de calidad ha experimentado un salto, gracias a los veranos más cálidos y a la cantidad de luz solar que reciben estas zonas.


Para ayudarnos a comprender el impacto de estas condiciones en el día a día de los viticultores, y para asegurarnos de obtener la información correcta directamente de la fuente, hemos pedido a algunos de los productores que conocemos que nos den su opinión sobre cómo les está afectando el "calentamiento global" y cómo influye en su elaboración de vinos hoy en día.

Eva, de Maisulan, con sus viñas en Rioja Alavesa

Algunas de las noticias más impactantes llegaron desde La Rioja, donde Eva y Luis (propietarios de Bodegas Maisulan) han crecido viviendo y trabajando entre las viñas. Eva nos dijo que lo que más echa de menos en Rioja es el claro cambio de estación. Rioja Alavesa es la sección del País Vasco de esta región vinícola y Eva dijo que la zona ahora parece una estación de primavera constante. Cuando charlamos con ella a principios de noviembre, nos dijo que había una temperatura muy agradable de 21ºC. Eva también ha notado que la lluvia ha sido mucho más extrema.

Rioja Alavesa

Algunos de estos fuertes aguaceros destruyen los caminos, dificultando el uso de tractores y otras máquinas. Además, la capa superior del suelo, que normalmente contiene la mayor parte de la materia orgánica y los nutrientes, es arrastrada ladera abajo, dejando una capa de suelo muy compactada.

Maisulan Txabola Graciano, Rioja Alavesa

Eva utiliza técnicas de agricultura ecológica en el cultivo de sus vides y cree que esto ayuda. Cuando se adoptan principios orgánicos se tiende a obtener un menor rendimiento, por lo que la planta se estresa menos y produce uvas con una piel más gruesa, por lo que se vuelven más resistentes. Otro factor que parece favorable en su zona es la altitud. Los viñedos situados a mayor altitud suelen disfrutar de temperaturas más frescas y, por tanto, no sienten el impacto de las olas de calor. Eva también confía en las variedades de uva más antiguas que se cultivan en Rioja Alavesa. La Graciano y la Mazuela tienen un proceso de maduración más lento, lo que las hace más resistentes al calor extremo del verano. A lo largo de los años, Eva ha visto que las cepas de Tempranillo son las que más sufren, lo cual es muy preocupante.

La vista desde la finca de Son Puig

Aquí en Mallorca, hablamos con Isabel Alabern, de Bodegas Son Puig. Aunque esta bodega está rodeada por las montañas de Puigpunyent y tiene un microclima relativamente lluvioso, en los últimos 6 años se ha producido una importante reducción de las precipitaciones.

Isabel Alabern, con su padre, Raimundo

Durante este periodo, Isabel ha visto madurar las uvas a un ritmo alarmante debido a los veranos secos y calurosos. Los veranos calurosos también afectan a la forma en que madura la uva, hay que conseguir un equilibrio entre la maduración alcohólica (la cantidad de azúcar que la planta almacena en la uva) y la maduración fenólica (la piel y las semillas deben alcanzar un nivel favorable para que puedan liberar los aromas y sabores perfectos) antes de la vendimia, pero este nivel es cada vez más difícil de equilibrar. Por ahora, lo único que pueden hacer es observar y sufrir las consecuencias porque no hay nada que puedan hacer para actuar contra ello. Quieren esperar un poco más antes de empezar a injertar sus vides en otras variedades más resistentes al calor y la sequía, pero elegir la variedad adecuada no va a ser una decisión fácil.

Deliciosas cerezas de Son Puig

Todos los demás árboles que crecen en la finca de Son Puig han experimentado un cambio como consecuencia de los inviernos suaves. Son Puig es conocido por sus cerezas, pero los cerezos necesitan inviernos más fríos, concretamente necesitan 800 horas por debajo de los 7ºC. Si esto no ocurre, las cerezas son más pequeñas y de menor calidad. Esto también es muy preocupante.


"El Mediterráneo se está calentando", dice Carlos, de la Bodega Cerrón. Este joven bodeguero es de la zona de Jumilla, en el sureste de España, y escribió una tesis sobre el calentamiento global cuando estudiaba para obtener el título de WSET.

Carlos en la Bodega Cerrón

Debido al aumento de la temperatura del mar, las precipitaciones anuales se han duplicado en su zona, pasando de 300l/m2 a 600l/m2.

La Servil de la Bodega Cerrón

Este año fue la primera vez que tuvieron que rociar con productos las vides plantadas en altura para asegurarse de que no se propagaran las enfermedades fúngicas. Aunque esto se considera normal en muchas regiones vitivinícolas, en los viñedos de Carlos esto es raro porque es una zona muy seca. La falta de humedad generalmente significa que no hay problemas de hongos. Al mismo tiempo, cuanto más llueve, más rinde la planta y, de nuevo, resulta más difícil alcanzar un equilibrio entre la maduración fenólica y la alcohólica. Las vendimias tienen que retrasarse, lo que da lugar a vinos con mayor graduación alcohólica, llegando a los 15% o más. Por suerte para Carlos la variedad de uva Monastrell en Jumilla es muy resistente al calor, y al igual que en Rioja, las viñas más viejas y la altitud son factores que se tendrán más en cuenta en el futuro. ¿Preocupado ya?

Xurxo Alba de Bodegas Albamar

Mientras algunas zonas de España sufren las consecuencias del "calentamiento global", otras están viendo cambios más favorables. Xurxo Alba (de Bodegas Albamar) trabaja en toda Galicia y se siente como pez en el agua. El noroeste de España tiene fama de ser gris y lluvioso la mayor parte del tiempo, pero también han visto un aumento de las temperaturas. Sin embargo, según Xurxo, la lluvia parece seguir cayendo al mismo ritmo. Cree que la falta de estaciones definidas es una preocupación, pero la uva Albariño es tan resistente que un poco de calor no parece afectarle.

Uvas de albariño, Albamar

De hecho, los vinos blancos ganan en estructura y se vuelven más equilibrados. En Galicia también hay muchas variedades de uva tinta pequeñas y poco conocidas. En el pasado, nunca llegaban al nivel de maduración adecuado debido a la falta de sol. Sin embargo, los veranos más largos y soleados están cambiando todo esto. Los bodegueros gallegos están creando ahora algunos vinos tintos interesantes y el futuro de la región parece brillante. No es tan preocupante, por ahora.


En las Islas Canarias los efectos del "calentamiento global" se sienten de forma muy diferente. Hablamos con Mariam, del Consejo Regulador de la D.O. Valle de la Orotava. Este pequeño valle del norte de Tenerife ha experimentado una enorme disminución de la cantidad de lluvia caída en los últimos 6 años. El 90% de las viñas tienen 100 años o más. Las vides más experimentadas soportan mejor la falta de agua, pero las olas de calor extremas dañan las uvas cuando están más delicadas, es decir, durante los meses de julio y agosto. La mayoría de las viñas de esta región se concentran en una zona elevada, entre 400 y 700 metros sobre el nivel del mar, donde las temperaturas son más frescas. El principal efecto del "calentamiento global" es evidente cuando llega el momento de recoger las uvas. Las vendimias son cada vez más cortas y se realizan cada vez más temprano. Una cosecha normal comenzaría en septiembre y terminaría a mediados de noviembre. Este año, la cosecha comenzó en julio y terminó la primera semana de septiembre.

Bodega La Haya vines, in Tenerife

La maduración de las uvas no es un problema en las Islas Canarias, pero el principal problema parece ser el calor. Con veranos más largos y calurosos, la fruta empieza a sufrir. Ahora estoy preocupado.


Preocupado o no, después de hablar con todos estos productores y con otras personas conocedoras he llegado a una conclusión. Si queremos seguir bebiendo vino de buena calidad, tenemos que intentar detener los efectos negativos del calentamiento global.


Todos sabemos lo que hay que hacer en nuestra vida cotidiana, pero también tenemos que exigir a los "poderes fácticos" que asuman más responsabilidad, que actúen, que apliquen los cambios y que enseñen a los demás. Nuestro impacto humano es muy claro, reduzcámoslo para poder contribuir a salvar las viñas, el sustento de los productores de vino y, en definitiva, los buenos vinos de este planeta.




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo